Cuidado con las aplicaciones fleeceware

google-play

Se mueven entre la línea de la picaresca y la estafa, aprovechando que en tu tienda de aplicaciones tienes los datos de pago introducidas. Las apps conocidas como fleeceware son utilidades sencillas de categorías diversas y de descarga gratuita que te cobran dinero casi sin darte cuenta. Aquí te ofreceremos una lista bien larga para que estés al acecho.

Qué manera tienen de chuparte el dinero?

Descargarte estas apps es gratuito. Una vez instaladas, lo que te dan es muy pocos días de prueba gratuita -una semana como máximo-, y después de este periodo, te empiezan a cobrar una cuota mensual o incluso semanal, aunque elimines la aplicación. Para evitar denuncias por estafa, casi todas te avisan que te cobrarán, pero lo hacen a su manera ya menudo en inglés. Y sólo pulsando un botón, ya te has suscrito.

Simuladores de ‘slime’, lectores de QR, editores de fotos y filtros, entre las más descargadas

La señal de alerta la ha dado la plataforma de seguridad informática Avast, que ha localizado más de 200 apps de fleeceware. Aquí puedes descargar las listas completas tanto para móviles con Android como de teléfonos Apple . Los responsables del estudio lo especifican: «Las aplicaciones de fleeceware que hemos descubierto son principalmente aplicaciones de instrumentos musicales, lectores de manos, editores de imágenes, filtros de cámara, videntes, lectores de código QR y PDF, y simuladores de slime «.

Como lo desactivo, si ya he picado?

Las cuotas anuales, mensuales o incluso semanales te pueden cobrar unos 20, 40 o incluso 60 euros cada semana (más de 3.000 euros al año). Muchas de estas aplicaciones aún están activas y disponibles, así que si te instalen alguna y aceptas la suscripción por error, n o bastará con desinstalarla. Tienes que revocar la suscripción desde la tienda de aplicaciones. La buena noticia es que es muy fácil: sólo abrir Play Store, en el menú principal, verás el apartado de suscripciones . Aquí encontrarás la aplicación y la podrás revocar. Lo que te hayan cobrado, ya no lo podrás recuperar.

Otro de los problemas que encuentran los usuarios en estos casos es que muchas de las aplicaciones de este tipo son de entretenimiento infantil y son los niños quienes las descargan y las abren por primera vez. Es en este momento cuando, sin saber lo que hacen, aceptan la suscripción y los padres ni se dan cuenta, y quizás lo acaban descubriendo al cabo de unas semanas o meses, cuando repasan los movimientos de su cuenta.

Por eso es importante supervisar qué aplicaciones descargan los hijos a los móviles y tabletas de los padres, y dedicar un minuto a comprobar que el juego o la utilidad en cuestión no nos aplicará ninguna cuota tras el periodo de prueba.

Para evitar estos sustos, el consejo más práctico es, aparte de leer siempre la letra pequeña, poner una contraseña a los pagos de Google Play Store o de la AppStore de Apple.